El fármaco se propone como solución a muchos casos de alopecia e hirsutismo

La alopecia o el comienzo de la pérdida del cabello es un problema común que afecta a hombres y mujeres de todo el mundo. Diferentes causas como el estrés, la predisposición genética o el uso de productos agresivos, pueden ser algunas de las innumerables causas que pueden afectar a la pérdida del cabello

A pesar de ser un problema extendido, es cada vez más habitual ver casos de calvicie que han encontrado solución tras la aplicación de un tratamiento o la cirugía de injerto capilar.

Entre los tratamientos no quirúrgicos más demandados, existen algunos como el Finasteride, que a pesar de haberse dado a conocer como una posible solución contra la alopecia, pueden afectar a ciertos individuos más sensibles como es el caso de mujeres embarazadas.

No apto para mujeres embarazadas

En este sentido, el Finasteride es un fármaco que tiene más limitaciones en el ámbito femenino. Al igual que sucede con otros métodos para combatir el acné como es el caso del Roacután, a la hora de iniciar un tratamiento con Finasteride es conveniente visitar a un especialista y tener precauciones ante un posible embarazo, ya que el uso de este fármaco no está recomendado para los casos de mujeres en periodo de gestación. El peligro de su uso en este tipo de mujeres, según indican los especialistas, son las posibles malformaciones que se pueden generar en el feto durante el periodo de tratamiento, afectando también  al bebé si la madre se expone a éste durante la lactancia.

Para el caso de los hombres, sin embargo, no se ha encontrado ninguna evidencia científica que confirme que durante el tratamiento, se pueda generar un esperma altamente afectado por el Finasteride, por lo que no es posible demostrar que la salud del bebé corra peligro si es el padre el que está siendo tratado de alopecia con este tratamiento. Sin embargo, en caso de que se mantengan relaciones sexuales durante el segundo y el cuarto mes de embarazo, es también recomendable visitar a un especialista, para asegurarse de que el periodo en el que se está formando el órgano sexual del bebé no está siendo alterado por el consumo del medicamento. Aunque se habla de cantidades mínimas, cuando un hombre consume Finasteride, puede transmitírselo al esperma generado, por lo que es conveniente informarse sobre las fases del crecimiento del bebé y cómo puede afectarle.

De esta forma, las mujeres con posibilidades de quedar embarazadas, deben extremar las precauciones ante el consumo de Finasteride, ya sea ante un tratamiento personal o por parte de la persona con la que mantiene relaciones.  Es por esta razón por la que en este tipo de casos, se recomienda a las mujeres complementar Finasteride con otros fármacos que eviten la ovulación, como la píldora anticonceptiva. Del mismo modo, si una mujer decide quedarse embarazada una vez ya comenzado el tratamiento, deberá suspender su ingesta hasta pasado el periodo de lactancia, momento en el que podrá retomarlo ante la supervisión de un especialista.

Eficacia del fármaco

Así como en el caso de los hombres la eficacia de este fármaco está asegurada, en mujeres depende de una serie de factores que detallamos a continuación:

-Según apuntan los expertos, el Finasteride actúa con más probabilidades de éxito en las mujeres cuyos problemas de alopecia se han detectado en edades tempranas. Este dato se vincula con la edad fértil de la mujer, etapa en la que el tratamiento es más efectivo.

-Los mejores resultados estéticos comienzan a detectarse tras haber consumido el tratamiento durante un periodo de dos años, etapa en la que la pérdida del cabello cesa y la regeneración del pelo queda prácticamente asegurada.

-Salvo mujeres ante riesgo de embarazo, los efectos adversos del tratamiento no se consideran severos, pudiendo sin embargo favorecer la aparición de problemas de acné o comezón.

-El fármaco es efectivo ante la alopecia conocida como androgénica, no siendo efectivo en casos de calvicie de tipo areata o cicatrizal.

-Para evitar sufrir la pérdida del cabello, el fármaco deberá ser consumido durante toda la vida, por lo que se aconseja comenzar el tratamiento una vez tomada la decisión de no optar por embarazos futuros.

Finasteride, solo efectivo en casos de alopecia androgenética

Una vez tomada la decisión de acceder al tratamiento, también es importante tener en cuenta el tipo de calvicie de cada paciente.

El Finasteride es un tratamiento eficaz para la alopecia androgenética, que en el caso de los hombres afecta a la mayor parte del cuero cabelludo mientras que en mujeres, la pérdida del pelo se establece de forma más difusa.

En los casos de este tipo de alopecia, el fármaco actúa de forma eficaz. Sin embargo, para otros tipos de calvicie, el tratamiento no se aconseja, ya que puede producir una serie de efectos adversos.

Esto se debe a que el Finasteride es un medicamento que actúa ante los casos de alopecia relacionados con la hormona DHT (Dihidrotestosterona), por lo que cuando la calvicie no es consecuencia de este factor hormonal, el tratamiento con Finasteride deja de cobrar sentido.

Cirugía capilar, la mejor alternativa

Para los casos de calvicie en los que el uso del Finasteride no es posible, existen otras alternativas para acabar con el complejo que puede generar la alopecia. Una de las más reclamadas en la actualidad debido al avance de la técnica, es el implante capilar, método exitoso tanto en hombres como en mujeres.

Esta solución no solo elimina el riesgo al que se expone la mujer por poder quedar embarazada durante el uso de fármacos como Finasteride, sino que además, consigue resultados visibles en un corto periodo de tiempo.

Por ello, numerosos centros médicos como Doctor Fuetor presente en Málaga y Madrid, se han especializado en la cirugía de implante capilar para ofrecer, a través de un equipo altamente cualificado, la solución a uno de los problemas estéticos más comunes en la sociedad actual.

Finasteride e hirsutismo

El Finasteride no es solo un tratamiento eficaz para los casos de alopecia sino también para otros trastornos de tipo hormonal como es el caso del hirsutismo.

Las mujeres que padecen esta patología sufren un crecimiento anormal del vello corporal que puede ser causa de un exceso de hormonas masculinas. 

Tras numerosos casos de éxito, está comprobado que un tratamiento con Finasteride puede resultar muy efectivo a la hora de paliar con los efectos del hirsutismo, pudiendo incluso acabar con la patología tras un periodo de seis meses consumiendo el tratamiento.

Al igual que para los casos de alopecia, el consumo de Finasteride no es apto para mujeres embarazadas, ya que el tratamiento puede dañar al feto durante algunas fases de su crecimiento.